Los dos puntos clave de la salud

En nuestra sociedad actual recibimos una gran cantidad de información a través de multitud de medios y ello provoca a menudo que nos centremos en aspectos secundarios, olvidando los aspectos básicos.

Una de mis obsesiones cuando un paciente viene a verme es simplificarle al máximo las pautas, pues cada pauta implica un cambio de hábito, y los hábitos son como el óxido del hierro: a base de ir lijando desaparece, pero se necesita tiempo y esfuerzo para conseguirlo.

Con el tiempo me di cuenta que si cuidamos escrupulosamente dos aspectos de nuestra vida, nuestra salud física mejora radicalmente.

El primero y más fundamental de todos es el sueño. Hay mucha información errónea sobre el sueño así que en el futuro escribiré un artículo dedicado únicamente a las características de un sueño reparador. Las reglas básicas para conseguir un sueño de calidad son:
· Irse a dormir antes de la medionoche (preferentemente antes de las 23h según la estación)
· Irse a dormir con la digestión hecha
· Levantarse antes de que salga el sol
· Observar qué factores alteran nuestro sueño para poder cambiarlos

El segundo aspecto fundamental es la digestión. La digestión es el proceso metabólico más importante. Siempre digo que es más importante la calidad de la digestión que el tipo de alimentación que sigamos. Una dieta mínimamente equilibrada es suficiente para la gran mayoría de personas siempre que cuiden de su digestión.

Sobre la digestión pueden escribirse libros enteros, y muy pronto escribiré sobre ello. De momento podemos ir observando los aspectos más importantes a tener en cuenta:
· Irse a dormir con el estómago vacío (habiendo digerido la cena, que debería ser ligera y lo más temprano posible, entre las 17h y las 20h idealmente según la estación del año)
· Nunca comer sin tener hambre
· No comer nunca hasta llenarse (los menús a los que estamos acostumbrados suelen ser demasiado abundantes)
· No comer nada dulce al final (los alimentos dulces como fruta deben comerse antes o durante la comida, nunca como postre)
· Comer en un entorno tranquilo, sin ruidos y sin estridencias.
Así pues, si cuidamos sueño y digestión reducimos drásticamente la posiblidad de tener problemas de salud física y mental. En próximos artículos desarrollaré estos dos puntales de la salud, aportando claves que puedan ayudarnos en nuestro día a día.

 

Xavier L. Morrás
Health Practitioner
www.saludconsciente.eu


Opina sobre el artículo