¿Medicina occidental o medicina natural?

En los países occidentales disponemos hoy día de diversas medicinas para tratar las enfermedades físicas.

La medicina alopática u occidental es actualmente el único sistema terapéutico oficial en España. La medicina alopática ha alcanzado grandes logros en las últimas décadas. Su desarrollo se basa en el llamado método científico.

La medicina alopática tiene como objetivo fundamental la eliminación de los síntomas.

El segundo gran enfoque es el llamado alternativo o natural. Forman parte de este segundo grupo: la Medicina China, la homeopatía, la naturopatía, la osteopatía y el Ayurveda, entre otras. La medicina alternativa recibe a menudo el nombre de medicina complementaria, medicina natural o medicina no invasiva.

Este grupo de medicinas se caracterizan por poner el foco en la causa de la enfermedad, más que en sus síntomas manifiestos. Suele decirse que trabajan desde una perspectiva holística, teniendo en cuenta el máximo de aspectos posibles, y no únicamente los síntomas.

Una de las características más llamativas de estas medicinas es el hecho de ser menos agresivas que la medicina occidental, con lo que ello acarrea de positivo y negativo. La farmacología occidental, por ejemplo, actúa de una manera más agresiva pero también más rápida que la china o la india.

Mientras la ciencia occidental apuesta por el “divide y vencerás”, el enfoque holístico prefiere llevarse una imagen general del panorama, evitando separar las partes del todo.

Ambos enfoques han demostrado ser de gran utilidad y hoy día son muchos los profesionales de la salud que apuestan por un modelo que combina ambos sistemas de conocimiento llamado medicina integrativa.


Opina sobre el artículo